Este fin de semana he estado con un instructor de JTJ (que muchos de vosotros seguro que aún no conocéis) que es Miguel Ángel Toro.

Antes de comenzar con el contenido del artículo, me gustaría explicaros quién es y por qué pertenece a JTJ.

Por el año 2014, cuando estaba dando un curso de seducción de día en Barcelona, se me acerca un niño de 16 años a pedirme una foto y me dice que le he cambiado la vida. Él era Miguel Ángel y a tan corta edad había sufrido mucho acoso escolar (Bullying) y cómo no sabía gestionar todo lo que le había pasado, había pensado en desaparecer del mapa. Él con tan corta edad, me dijo que la seducción le había salvado la vida y que no pararía de formarse hasta ser instructor.

Miguel, con 16 años.

Dos años más tarde, cuando el tenía 18 años y yo realicé un campamento de convivencia en Barcelona de 7 días (Summer Camp), le invité a acompañarme en esta experiencia y aportar todo lo que llevaba aprendido durante estos dos años en los que estuvo saliendo a practicar todos los días sin descanso. Fue algo mágico y pude ver su pasión en su mirada. Tenía aún mucho que mejorar pero superaba a la media por toda la experiencia que llevaba a sus espaldas.

Desde ese momento, el inició a dar conferencias por su cuenta, me siguió apoyando en los cursos cuando coincidíamos de forma incondicional y siguió con su formación en psicología, pnl, hipnosis ericksoniana y persuasión.

Ahora, con 22 años es un verdadero referente y es una fuente de inspiración para todos aquellos que quieren mejorar en habilidades sociales.

Él es un apasionado de la persuasión y de las ventas y todo su aprendizaje lo está enfocando en ello.

Este fin de semana, después de mucho tiempo conociéndolo, tuvimos la oportunidad de coincidir en Madrid y queríamos hacer algo que no habíamos hecho hasta ahora y fue llevar a la práctica las habilidades de persuasión aplicadas en interacciones en la vida real.

En el vídeo que vas a ver a continuación vas a ver dos poderosas técnicas que te van a permitir crear diferentes escenarios en la mente de una persona para que pueda sentir estos escenarios antes de tomar una decisión.

Las decisiones que toma tu cerebro, las toma en base a la emoción que siente. Si la emoción es negativa, lo más normal es que el cerebro quiera evitar tomar una decisión hacia esa dirección a toda costa. Sin embargo, si la emoción es positiva, el cerebro va a querer moverse en esa dirección.

El cerebro no distingue entre realidad y ficción, por eso si eres capaz de crear un escenario favorable previamente a la propuesta que vas a realizar posteriormente, la persona estará mucho más predispuesta a moverse en la dirección que tu le has indicado. Todo esto lo hacemos con una intención positiva, donde ambos salgamos ganando de esta situación.

Si quieres saber cuales son estas dos simples técnicas de persuasión, mira el vídeo que te dejo a continuación.

Espero lo disfrutes.

Deja una respuesta