Testimonio David García Del Taller De Málaga

En mi vida he conocido todo tipo de personas, pero al parecer las personas positivas hoy en día son un bien escaso, estoy acostumbrado a convivir en mi día a día con pesimistas, conformistas, quejicas de diversos tipos y como no personas encantadas de poder contribuir con una buena dosis de maldad gratuita a la desgracia ajena para así poder sentirse ellos superiores por un momento y dar sentido a su penosa existencia. Todo esto me hace valorar sobremanera a cualquier persona positiva que se cruza en mi camino.

Hace algún tiempo descubrí dos categorías en las que según mi criterio podemos clasificar a algunas personas, dichas categorías destacan especialmente de la masa, estas son: los vampiros emocionales y los dadores de energía.

Álvaro Reyes en Málaga

Contagiándonos de la energía malagueña

Los vampiros emocionales abundan como los mosquitos en verano, muy poca gente está dispuesta a luchar por sus sueños y toda esa gente se traduce en personas conformistas, frustradas y amargadas que como no, siempre van a intentar barrer para casa intentando hacerte desistir o poniéndote la zancadilla. Pero también están los vampiros emocionales sin maldad ninguna.

Los dadores de energía son los más escasos, al menos aquellos que sólo pasando unos minutos con ellos te ponen las pilas, de los que dan energía en menor cantidad si hay algunos más, pero de los que te meten un chute brutal…

Pasar tiempo con estos escasos individuos es una sensación increíble, es como si no importara el problema con el que estés lidiando, esta gente tiene la facultad de hacer que te olvides de casi todas las preocupaciones o como mínimo atenuarlas y encima unos minutos con ellos te dejan con una sonrisa en la cara y cargado a tope.

Pero no solo ahí quedan sus efectos, estas personas tienen el don de contagiarte su filosofía de vida, exponerte a estas personas con el tiempo normalmente lleva a convertirse en uno de ellos (si tienes la mente abierta al cambio, claro), con los vampiros emocionales pasa lo mismo pero todo depende de ti y tus decisiones, tú decides de quien rodearte y que energía dejas que te afecte, aunque es cierto que hay veces que no podemos evitar a estos vampiros (como es mi caso) ya sea porque es un familiar, jefe, profesor, etc. Tu misión en estos casos es ser más fuerte e ignorarlos (por duro que sea).

Por mi vida pasaron dos personas que me ayudaron a comprender mejor estos conceptos, uno es un vampiro emocional sin maldad, y el otro un dador de energía (el único que conocía hasta ahora). El vampiro es alguien a quien quiero mucho pero que se pasa la vida quejándose, su discurso habitual es: esto es una mierda, todo me va mal es que la culpa la tiene tal o cual, si yo pudiera haría tal o cual cosa, pero no puedo…

Leyendo un poco de PNL descubrí que si podía elegir entre estar con el vampiro o con el dador, elegía inconscientemente al dador sin saber ni porque, ya que apenas tenía diecisiete años en aquella época e ignoraba todos estos conceptos. Lo único que sabía es que era maravilloso estar con él, mientras que la sola idea de quedar con el vampiro me agotaba.

Sin darme cuenta en mí día a día conseguía transmitir el mismo efecto a los demás que él me transmitía a mí, me estaba convirtiendo en un dador sin saberlo por haberme expuesto a su compañía. Como consecuencia de esto la gente reclamaba mucho más a menudo de lo normal mi compañía (al igual que yo reclamaba la de mi amigo).

Llevo dos años y medio en la comunidad de seducción creciendo a mi ritmo, hace poco asistí a un taller de Álvaro Reyes porque sentía que necesitaba un salto exponencial en mi crecimiento (lo de crecer lentamente está bien pero a todos nos gustan los atajos). Me presenté en Málaga esperando simplemente mejorar mis habilidades sociales y seductivas, encontré eso y mucho más.

A los pocos minutos de llegar al punto de encuentro y presentarnos, estábamos dando la parte teórica, mientras explicaba la teoría, resolvía dudas e intercambiábamos impresiones, poco a poco los asistentes nos íbamos conociendo un poco mejor, las risas y el buen rollo estaban presentes desde el principio.

Después de almorzar comenzamos a hacer ejercicios para entrar en estado por el paseo, lejos de la feria. Los ejercicios eran auténticas locuras que la mayoría no habíamos hecho antes para lograr un chute de adrenalina en el menor tiempo posible. Locuras que resultaron ser tremendamente divertidas.

Una vez entramos en estado comenzamos con el daygame en serio en la misma zona en la que estábamos, ya que era tranquila pera transitaban muchos sets. Las aperturas se sucedían sin descanso, en cuanto nos despedíamos de un set ya estábamos dirigiéndonos al siguiente para abordarlo. Álvaro estaba siempre pendiente de que todos estuviéramos practicando incitando incansablemente a los más indecisos y predicando con el ejemplo.

Verlo en acción era todo un espectáculo solo con su presencia dejaba a todo el set embobado, nunca vi nada semejante. Recuerdo que estábamos sargeando por parejas y en una interacción que se nos estaba empezando a ir de las manos a mi ala y a mí porque eran un set de 8 o 10 chicas, y encima llegaron chicos al set queriendo llevárselas (sus amigos), apareció Álvaro de la nada y todo el set enmudeció, parecía un encantador de serpientes, los chicos se acabaron largando quedándose el set con nosotros.

El resto del taller se sucedió de la misma forma interacción tras interacción, allí nadie estaba de brazos cruzados. El compañerismo se dejó notar desde el primer momento, todo el grupo animábamos sin parar a los más indecisos incluso arrastrándolos a abrir si era necesario, hubo varios cierres con beso que sin el apoyo de los compañeros no se habrían producido.

Cierre de beso en Málaga.

Alumno cerrando con beso.

Cuando empezaba a caer el sol decidimos meternos en la feria a hacer daygame ferial, era una especie de combinación entre daygame y nightgame pero a lo loco, todo sucedía rapidísimo, era una auténtica locura. Intentábamos no alejarnos mucho ya que había demasiada gente y lo idóneo era mantener como mínimo el contacto visual, pero fue imposible, no parábamos de abrir y perdíamos de vista al grupo constantemente.

Había momentos en los que salíamos de interacciones y nos quedamos cerca de Álvaro y otro par de alumnos que estaban en plena interacción para no perderlos de vista por completo, mientras escudriñábamos entre la masa de gente que pasaba buscando set abordables.

En esos momentos empezábamos a sentirnos impacientes si no veíamos de momento ningún set que nos gustara. Estábamos por las nubes, independientemente del sargeo era todo un cachondeo constante, llevaba mucho tiempo sin pasármelo así de bien.

Para cuando quisimos darnos cuenta eran más de las 22, ya deberíamos estar cenando y arreglándonos para el taller de noche, es lo que tiene pasárselo tan bien, perdimos la noción del tiempo. Quedamos en el recinto ferial para las 1:00 para que diera tiempo a cenar y arreglarnos, pero no aparecimos todos.

Uno de los compañeros directamente se despidió, abrazo a Álvaro, le dio las gracias por todo y se fue a casa, no tenía energía para continuar, en realidad ninguno la teníamos, acabamos tan agotados en el taller de día que parecíamos zombis, pero teníamos que continuar, la cosa estaba siendo demasiado buena como para no hacer un último esfuerzo. Aun así uno de los compañeros se fue a cambiarse a su hotel y no supimos nada de el hasta el día siguiente, cuando nos comunicó por WhatsApp que había amanecido con la ropa y los zapatos puestos, se durmió por error, quedo K.O.

Llegamos a la feria bajo mínimos, Álvaro decía estar al 20%, 10 minutos y varios abordajes después parecía un puto duende dentro de la discoteca, dando saltos de un lado a otro, bailando sin parar animándonos como un loco, estaba claro que la fiesta era él. La noche acabo con un cierre con beso por parte de un alumno al que metió Álvaro en una interacción que ya tenía controlada fue un dos para dos con final feliz.

Me dejo muy marcado ver ese magnetismo y energía que desprende Álvaro, he conocido todo tipo de gente pero ver a alguien darlo todo después de un par de días sargeando a tope por su cuenta en Málaga, durmiendo 3 o 4 horas y aun así mantener esos niveles de energía y motivación es increíble.

Cuando llegue a casa y comenzó un nuevo día de trabajo rutinario, estaba como en una nube, veía el trabajo y las situaciones que acaecían en el como si fuera algo irreal, como si solo lo vivido ese fin de semana fuera real. Había vivido tan intensamente un espacio muy corto de tiempo que el choque con la rutina fue muy raro.

Investigando un poco descubrí que esa habilidad que tiene Álvaro para transmitir buen rollo y energía es debida a que es un dador de energía y a diferencia del amigo que yo conocí hace años, Álvaro es diez veces superior como dador, por eso llegue a mi casa con esa sensación de estar en una nube, el estado me era familiar pero no sabía exactamente por qué.

Como dije al principio yo acudí al taller buscando mejorar mi juego y no solo lo mejor es mucho más de lo que esperaba, sino que tras acabar el taller la sensación que me queda no es la de haber asistido a un taller de seducción, más bien es la sensación de haberme pegado una juerga de esas de película, de esas que son impagables con amigos de toda la vida.

Conozco gente que se deja el dinero que vale el taller todos los fines de semana solo en alcohol, drogas o prostitutas y cuando llega el lunes siguen siendo igual de infelices pero se auto engañan diciéndose entre ellos que fiestón, fue increíble. La mayoría de las veces hay que llevarlos arrastrando hasta sus coches o se vomitan encima, pero que fiestón.

Para mi haber asistido a este taller ha sido toda una experiencia y no solo lo recomiendo, sino que pienso repetir en cuanto pueda.

Para finalizar os dejo un video que os hará entender mejor toda la parrafada anterior. Un saludo y a seguir mejorando.

Si te interesa participar en los próximos talleres de seducción de Álvaro Reyes no dudes en ver las fechas y la localización haciendo click AQUÍ. Además, si quieres saber mucho más sobre cómo desarrollar tu actitud seductora en tu día a día puedes comprar mi libro “Seducción Élite” para incorporar nuevos hábitos en tu día a día y potenciar todas tus habilidades seductoras. 

Speak Your Mind

*

https://forms.aweber.com/form/61/608618861.htm