Experiencia Summer Camp Segunda Edición

Hola soy Manuel Cortés y tengo 32 años y os voy a contar mi experiencia en Summer Camp.

Nada más llegar a Valencia quería coger el bus de vuelta porque estaba acojonado, hice la inscripción y me había mentalizado para la aventura que estaba a punto de vivir. Sentía miedo y quería abandonar sin ni siquiera conocer a los instructores en persona y pedirles algunos consejos sobre seducción. Pero seguí adelante, sin darme motivos, sin pensar,sin escuchar esa voz que a menudo nos pone excusas para no salir de nuestra zona de confort.

unnamed-2

Cuando encontré el emplazamiento del edificio, toqué al telefonillo y escuché a Álvaro me dije, voy a hacerlo y subí las escaleras. Al entrar al piso y ver a Alejandro Galvez, David del Bass, Carlos Audaz, Álvaro Reyes y a esa gente que iba viniendo de diferentes lugares y que compartían mis objetivos sentí que iba a ser una gran aventura.

El primer día fue una jornada de convivencia para conocernos entre nosotros y los lugares que íbamos a frecuentar durante la semana. Así que fuimos al supermercado cerca de casa para hacer la compra, pero lo que no me esperaba es que Carlos y Álvaro sargeasen a las chicas que veían por la calle y entonces al llegar a casa de nuevo, cambió mi visión radical de la vida; con ese ejemplo me di cuenta de que en mi vida, cada chica atractiva que veía en cualquier lugar y no la abordaba, estaba perdiendo una oportunidad de conocer a alguien interesante.

El segundo día dimos taller de daygame, para mí era algo nuevo, ya que nunca había abordado a una chica durante el día. Aprendimos muchas cosas interesantes y algunos salimos a sargear por el día con Carlos Audaz, que en mi opinión es un maestro del juego “a saco”, va muy fuerte y con muchísima confianza en sí mismo. Dimos nuestros primeros pasos con él y recuerdo que las sensaciones eran increíbles, daba igual el resultado porque lo estábamos pasando genial. Mi primer día haciendo daygame obtube muchos rechazos y dos cierres con número de teléfono. Recuerdo que la sensación al volver a casa y compartirlo con los demás era enorme y valoré muy positivamente lo que el daygame aportaba en mi vida.

Durante el tercer día, dimos taller de daygame y ésta vez nos acompañó Álvaro Reyes, de quien aprendimos mucho porque nos iba guiando en las interacciones. Mi primera interacción ese día fue en la plaza de la Virgen; en una terraza había dos chicas muy atractivas sentadas tomando café. Sin pensarlo les entré con la excusa de si el asiento de al lado estaba libre y me senté junto a ellas; no se lo esperaban y generé un montón de sensaciones positivas, luego vino Carlos Audaz y me ayudó con la interacción que acabó con cierre con beso por su parte y cierre con número de la mía. Estaba muy emocionado, sentía que tenía el poder de generar emociones y de hacer cualquier cosa. Al final del día cerré con varios números de teléfono y con unas sensaciones que jamás había sentido, como cuando te liberas de un miedo del que huyes constantemente.

Ésa noche salimos unos cuántos con David del Bass a sargear por la noche, nos dió algunos consejos y estuvo guiándonos en los abordajes. Nos corrigió errores típicos que cometíamos normalmente y al final de la noche le vimos que se llevó una tía a casa que no conocía previamente con una técnica de baile que consiste en observar en los grupos quién es la chica más receptiva, invitarla a bailar y luego lo que pasa a partir de ahí es cosa tuya.

unnamed-3

Al día siguiente después de los talleres salimos a sargear de día y de noche. No me centré en los resultados pero sí en las sensaciones. Me dí cuenta de que me sentía más satisfecho abordando a chicas durante el día que por la noche. Quizás fue porque nunca había abordado a una chica durante el día y sentía que tenía un arma muy efectiva: el poder de generar emociones y atracción en mujeres. Lo mejor de todo estaba por llegar… el sargeo en la playa. Considero que es el sitio más fácil para conocer chicas y donde más receptivas se encuentran porque están muy relajadas y con las defensas bajas. Ese día lo voy a recordar durante mucho tiempo porque por un lado rompí uno de mis miedos a abordar a chicas en la playa y por otro lado sentí las mejores sensaciones que había sentido hasta el momento. Conocí a muchísimas tías, todas muy receptivas (también porque estábamos en estado), cerramos la mayoría con teléfono y además ellas estaban encantadas de que las abordásemos.

Ésa noche salimos de fiesta por la zona del puerto de Valencia, aunque no teníamos bien asimilado los conceptos, salimos a divertirnos y a intentar perder el miedo abordando a chicas atractivas sin parar y a pesar de recibir multitud de rechazos, aprendimos mucho esa noche y sobre todo perdimos la mítica ansiedad a abordar chicas 10.

El viernes hicimos el taller de nightgame y salimos a sargear por la playa un rato y luego salimos por el puerto. Viví uno de los momentos más peculiares que me han ocurrido nunca. Hice mi primer FIUNO, es decir, finalicé con sexo con una valenciana de 25 años que había conocido esa misma noche. Os cuento un poco mi experiencia: ” entramos un amigo y yo más tarde a un club en el puerto. Nada más entrar, una chica me pisa sin querer el pie y le dije -oye ten un poco de más cuidado que me vas a lesionar.- Ella enseguida se disculpó y entablamos una conversación de lo más natural. A medida que iba aumentando el tiempo en la interacción fui creando atracción entre nosotros. Cuando por fin la conseguí separar de donde estábamos al principio, un grupo de sus amigas vinieron a por ella para echarse fotos y saludarla efusivamente. Yo me quedé un poco parado, sólo, sin saber que hacer, hasta que decidí ir a buscar a mis amigos y me separé de ella. Al rato vino y me tocó dos veces la espalda para captar mi atención, entonces pensé que era el momento de seguir avanzando. Empezamos a liarnos y a sexualizar mucho el encuentro hasta que se paró la música y le dije -Vamos a tu casa.- Cogimos un taxi y fuimos a su piso, pero ahí no acabó la cosa. Antes de llegar, me encontré un teléfono en el suelo y lo cogí. Empezamos a tener sexo en el sofá del salón y suena el móvil que me encontré y descolgué. Cometí el error de enfriar el encuentro hasta el punto de enfrentarme a una RUM(resistencia último minuto). La empecé a besar de nuevo, la masajeé y volvimos donde lo habíamos dejado. Al final acabamos los dos en la ducha y teniendo sexo hasta por la mañana. Dormí con ella un poco y me fui a casa.

Nada más llegar me suena el teléfono que me había encontrado y era de una chica que lo había perdido cerca del puerto. Recuerdo que Álvaro me dijo: “Manu, aprovecha cada situación para generar una oportunidad de conocer a gente nueva” y entonces lo hice, contacté con la chica y a medio día nos estábamos tomando una horchata en una terraza. Fue genial, la chica estuvo muy agradecida de que le devolviera el teléfono y yo encantado de generar una cita instantánea de la nada. Al final la chica no me pareció del todo interesante pero aprendí a generar oportunidades. Ése mismo día sargeamos por la playa y luego descansamos un poco para la última fiesta en Valencia.

unnamed-4

La noche del sábado fue inolvidable, nada más llegar al puerto, un colega y yo que nos quedamos un poco rezagaos del grupo, nos encontramos a David del Bass que nos saluda y sin pestañear nos dice que abordemos a unas chicas que iban andando por el paseo marítimo. Las abordé con un abridor situacional y enseguida entablamos una conversación muy divertida. Yo estaba pensando en volver con los demás y salir a algún pub, pero mi ala tuvo la genial idea de generar una cita instantanea. Estuvimos un buen rato tomándonos unas cervezas y bailando por los alrededores. Mi amigo acabó cerrando con la suya con teléfono mientras yo le bloqueaba a su amiga. Cuando volvimos con el grupo, estuvimos sargeando en los pubs del puerto hasta que los cerraron. Por último fuimos a una disco cerca de la playa, en donde fue la traca final. Después de recibir bastantes rechazos acabé liándome con dos chicas. Una de ellas estaba receptiva pero quería más atracción, hasta que le dije: -mira, me voy mañana a Granada y no me vas a volver a ver.- Fue decirle eso y no poder hablar más.

El viaje en coche después de la fiesta fue increíble, porque otra vez lo habíamos conseguido, habíamos hecho multitud de abordajes pero lo que nos quedó al final fueron un cúmulo de sensaciones positivas al llegar a casa.

El domingo hicimos la maleta y dimos carpetazo a nuestra estancia en Valencia yendo a la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Fue genial compartir los últimos momentos juntos y recuerdo que cuando me iba a montar en el autobús que me llevaba a casa que eso no se acababa, sino que empezaba un nuevo reto, el de abordar a chicas por mi cuenta y quería abrazarlo.

Fue fantástico convivir con los mejores artistas de la seducción en España y poder aprender cantidad de cosas y poder aplicarlas en mi vida. Agradezco un montón a Alejandro Gálvez, David del Bass y sobre todo a Álvaro Reyes y a Carlos Audaz porque tuve más química y pude aprender muchísimo de ellos porque disfrutan haciendo lo que más les gusta, superarse y enseñar al resto cómo hacerlo de una manera fácil y eficaz.

Si tuviera que resumir toda una experiencia acojonante en una frase sería: ” Haz que las cosas sucedan”.

Speak Your Mind

*

https://forms.aweber.com/form/61/608618861.htm