Cómo afrontar el síndrome post-vacacional

Después de unas vacaciones en las que tus mañanas tu principal misión era conseguir un dorado corporal bajo el sol mediante la técnica “vuelta y vuelta” y acompañándolo con relajantes chapuzones para no convertirte en carbón, después de tranquilas tardes tomándote un refresco en una terraza de verano mientras veías la puesta de sol y después de largas y divertidas noches bailando y conociendo a gente maravillosa, toca volver a realizar esa jornada laboral que tanto “echabas de menos”.

Toca volver a respetar esos horarios de los que te habías librado durante esos días de libertad, donde nadie te controlaba a que hora te levantabas ni te decía lo que tenías que hacer. Te entiendo, amigo. El mero hecho de saber que tienes unas exigencias y responsabilidades ha calado dentro de tí y te sientes algo apático, desganado, irritable y con una baja motivación.

Vencer el síndrome postvacacional es posible.No te preocupes, es el llamado síndrome post-vacacional y no eres el único que lo puede estar atravesando, de hecho Randstad, una empresa especializada en Recursos Humanos ha realizado una encuesta entre 1.600 trabajadores a lo largo del territorio español, y en los resultados, nos cuenta que casi un 65% de los trabajadores se deprime al retomar su rutina tras las vacaciones.

Pero me gustaría confesarte un secreto querido lector, sólo depende de tí y de tu actitud pasarte al lado de ese 35%. ¿Estás preparado para cambiarte de bando?

A continuación voy a darte una serie de consejos que considero bastante útiles para afrontar con ganas, motivación y entusiasmo este regreso al entorno laboral.

  • ¡Positivismo!: Piensa en que la vuelta al trabajo no solamente es el trabajo en sí. Vas a reencontrarte con tus compañeros y vas a poder intercambiar multitud de experiencias con ellos. Tendréis que organizar una cena de reconciliación e inicio de temporada por todo lo que os espera este nuevo año.

  • Planificación de objetivos: Márcate una serie de metas para este año ya que te ayudará a sentirte más implicado en tu trabajo y te permitirá levantarte con ganas antes de ir a trabajar.

  • Fines de semana: Si tienes una jornada laboral de lunes a viernes, piensa que puedes realizar alguna escapadita el fin de semana y aprovechar ese tiempo libre del que posees para recuperar ese estado anímico y esa sensación de libertad que tenías durante el verano. ¡Así que a coger la agenda y planificar vuestro siguiente viaje!

  • Ejercicio regular: El deporte es una vía de escape para salir de nuestra rutina diaria. Nos permite pensar en otras cosas, evitar situaciones estresantes por la liberación de distintas hormonas mientras lo practicamos (oxitocina y endorfinas, entre otras). Te posibilitará relajarte mentalmente y para ello hago mención a una cita de Juvenal:“Mens sana in corpore sano”.

  • Comer sano: La alimentación juega un rol fundamental, por eso, lo mejor es no desorganizarse, no saltarse comidas e intentar no cambiar rotundamente nuestros hábitos alimentarios. Lo ideal para superar el síndrome post-vacacional es no abusar de la comida rápida, evitar los estimulantes como el café, chocolate y alcohol y priorizar la ingesta de lácteos y alimentos con hidratos que son ricos en triptófano que en el cuerpo se traduce en serotonina y calma la ansiedad.

  • Descansa: Dormir las horas necesarias es algo que no podemos olvidarlo, con el trabajo y el deber de cumplir podemos reducir drásticamente las horas de sueño y esto agravará los síntomas, por lo tanto lo ideal será no dormir menos de 7 horas cada día.

  • El trabajo en el trabajo: Los primeros días e incluso semanas no es aconsejable llevarse trabajo a casa, como en todo inicio de actividad hay que ir de menos a más. El trabajo hoy en día es muy importante, pero recuerda que necesitas tus ratos de ocio y descanso.

  • No al lunes: Si aún eres de los que está a punto de volver al trabajo lo mas recomendable es no volver un lunes, pues la semana se te hará bastante larga. Empezar a mitad de semana hará que te habitúes pero que no desarrolles emociones negativas para afrontar la siguente semana.

  • Reduce tiempo en las redes sociales: Probablemente tendrás un montón de amigos que aún estén de vacaciones mientras tu ya estés trabajando, por lo que brote en tí algún tipo de envidia hacia esas personas. Relájate y dedícate tiempo.

  • ¡Eres un afortunado!: Piensa en lo mal que está la situación actual y lo afortunado que eres al tener un trabajo hoy en día. Piensa que hay mucha gente a la que le gustaría estar en tu situación, aguantando todos los días a tu jefe. Esto, por desgracia, es un privilegio en este país.

Así que recuerda que las emociones sólo dependen de ti y del enfoque que le des a todo lo que está por venir. ¡Suerte en la vuelta al trabajo!

Si queréis plantearme algún tema de debate en particular, sólo tenéis que decírmelo a través de mi Facebook (Álvaro Reyes), de Twitter @alvarodaygame o en los comentarios de aquí abajo. ¡No olvides suscribirte (en el formulario de arriba a la derecha) para recibir en tu correo vídeos de mis interacciones con mujeres, anécdotas y artículos exclusivos!

Speak Your Mind

*

https://forms.aweber.com/form/61/608618861.htm